Asesoramiento para adquisición y montaje de PC con procesador Intel Core i5-7500 a 3.4GHz


Contactaron conmigo para saber si una configuración hardware era decente para montar un equipo PC, sólo la torre o CPU. Se trata de un aficionado a la informática que usará el equipo también para jugar.

La lista de componentes y sus precios proporcionados (según el usuario procedentes de PcComponentes) es:

  1. Procesador 1151: Intel Core i5-7500 3.4GHz BOX    169.90€
  2. Placa : Gigabyte GA-B250M-DS3H   64.90€
  3. RAM : Crucial Ballistix Sport LT Red DDR4 2400Mhz PC4-19200 8GB CL16   85,00€
  4. HDD : Toshiba P300 3.5″ 2 TB 7200RPM SATA   61,99€
  5. Torre : L-Link Kazumi USB 3.0 con Ventana    30,00€
  6. Fuente de alimentación
    1. Owlotech BPS Fuente Alimentación 600W    19,99€
    2. Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver    53,00€
  7. Grafica : Gigabyte GeForce GTX 1060 G1 Gaming 3GB GDDR5    279,00€
  8. Microsoft Windows 10 Home 64Bits OEM     105,00€

Lo primero, es calcular el presupuesto inicial máximo, por lo que vamos a escoger la fuente de alimentación más cara (la Tacens) para calcular un total de 848,79€, que encaja en lo que pretende invertir el usuario (800-900€).

Análisis de la configuración elegida por el usuario

El siguiente paso es analizar si la configuración actual (hardware y software) es válida y los componentes funcionarán correctamente una vez ensamblados. Para ello, lo mejor es partir del interior hacia afuera: la placa base primero y la caja en último lugar, consultando principalmente a las especificaciones oficiales de los fabricantes e integradores.

Hardware

Placa base

La placa base elegida por el usuario es la Gigabyte GA-B250M-DS3H. Según las especificaciones del fabricante (son las recomendadas, otras pueden contener erratas y enlazar a opiniones poco objetivas), se trata de una placa base con factor de forma micro-ATX que soporta las generaciones sexta y séptima de los procesadores Intel Core con socket LGA1151, posee 4 ranuras para módulos de memoria DDR4 non-ECC @ 2133MHz (2400MHz en el caso de los core de séptima generación si los módulos soportan XMP o se les hace overclocking) con un máximo de 64GiB, LAN de GbE (1000Mbps), tarjeta de sonido Realtek 7.1 y puerto M.2 conectado a la líneas PCIe de la placa.

Ahora la característica relevante que se olvida muchas veces y no afecta al rendimiento: las dimensiones del PCB de la placa. En este caso son 22,6 x 19,3 cm y se necesitan tener en cuenta siempre para verificar que se ajustará a las dimensiones de la caja.

Microprocesador

El procesador elegido es el Intel Core i5-7500 3.4GHz para socket LGA1151 y en formato BOX. Esto significa que incluye un dispador OEM con ventilador. Estos disipadores suelen ser poco efectivos y ruidosos. Mi consejo es instalar el de serie ya que viene en el pack y si no convence adquirir otro mejor para cambiarlo si el de serie no convence.

El procesador es un 4 núcleos con 4 hilos de ejecución (threads), por lo que carece de Hyper-Threading (SMT) y 6MiB de memoria caché. La frecuencia nominal es de 3,4GHz pudiendo alcanzar 3,8GHz en momentos de estrés.

Este procesador también incluye memoria gráfica embebida en su encapsulado, en concreto la Intel HD Graphics 630. Obviamente sus especificaciones son irelevantes, puesto que el usuario plantea adquirir una tarjeta gráfica dedicada más potente.

Para garantizar que el micro es compatible con la placa Gigabyte GA-B250M-DS3H habrá que consultarlo al fabricante, y la respuesta es sí tras consultarlo en la lista oficial del fabricante disponible en http://es.gigabyte.com/products/page/mb/ga-b250m-ds3h#support-cpu. Eso sí, se especifica que la versión de la BIOS para dicho procesador como mínimo es la F1, así que no debería ser necesario actualizarla para que el i5 funcione, aunque una vez ensamblado debería hacerse, sobre todo para evitar bugs y disponer de la versión más estable y segura.

Memoria RAM

Hasta ahora la placa y el micro son compatibles. Ahora hay que verificar que lo sea la memoria escogida por el usuario, y para ello acudimos a Gigabyte otra vez, el cual proporciona una lista de todos los módulos probados y garantizados en cuanto a compatibilidad con la placa. Dicha lista está disponible en http://download.gigabyte.eu/FileList/Memory/mb_memory_ga-b250m-ds3h.pdf.

Tras echar un ojo a la lista, el módulo elegido por el usuario por desgracia no está incluida. Esto no significa que no vaya a funcionar una vez insertada en la placa, simplemente que no ha sido probada por el fabricante y que no hay garantías de que sean compatibles. Aunque rara vez esto sucede, lo ideal es evitarse problemas e ir a lo seguro, así que buscaremos en la lista de módulos compatibles alternativas.

Como la placa base soporta un máximo de 64GiB de RAM, dispone de doble canal y 4 ranuras, lo ideal será comenzar adquiriendo un módulo de 16GiB, ya que así con otro más ya se disfrutará del doble canal (escritura y lectura simultáneas en ambos módulos) y no será necesario desechar ningún módulo hasta copar el máximo de RAM admisible por la placa en caso de que sea necesario. Es decir: se ahorrará dinero a la larga y se minimizan los residuos electrónicos. Respecto a la frecuencia 2400MHz es la máxima admisible, como el i5 es un 7500 (de séptima generación) no es necesario quedarse limitados a los módulos de 2133MHz.

Posibles alternativas de memorias garantizadas que cumplen los requerimientos anteriormente citados: niguna. Es decir, existen configuraciones probadas por el fabricante de 16GiB pero en configuraciones de 2 módulos de 8GiB cada una, no de dos módulos de 16GiB cada uno por ejemplo.

El usuario tiene que decidir si sacrificar la mejor configuración en aras asegurar la compatibilidad o jugársela a comprar uno o dos módulos de 16GiB. Yo sin duda elegiría esta última opción. Me explico: en base a mi experiencia hay dos marcas altamente compatibles, que son Kingston (HyperX inclusive) y G.Skill. Estas dos marcas nunca me han dado problemas en diversidad de equipos, sean PCs o portátiles, desde los tiempos de DDR1 y DDR2, sobre todo la primera. Y no, Kingston no patrocina el blog, ni pagan comisión de ningún tipo por lo que es una opinión imparcial carente de patrocinio.

Otro punto fuerte es que estas marcas ofrecen garantía de por vida de sus módulos, por lo que no es difícil darles salida al mercado en caso de que la tienda de informática se niegue a cambiarlos por otros en caso de que no nos funcionen en la placa.

Por tanto, al usuario le sugiero por orden estos módulos orientados al rendimiento y a jugar:

  1. Kingston HyperX modelo HX424C15FB/16 de 16GiB DDR4 @ 2400MHz CL15 (aproximadamente 169€, por ejemplo en Amazon)
  2. G.Skill modelo F4-2400C15S-16GIS de 16GiB DDR4 @ 2400MHz CL15 (aproximadamente 198€, por ejemplo en PC componentes)

Ambos modelos son de 16GiB, ofrecen buenas latencias y unos disipadores decentes para mantener refrigerados los módulos.

Ahora vienen las buenas noticias: Kingston sí probó el módulo HyperX que sugiero en la placa GA-B250M-DS3H y garantiza la compatibilidad: https://www.kingston.com/es/memory/search?DeviceType=2&Mfr=GIG&Line=GA-B250M-DS3H&Model=95786, por lo que será la compra ideal. Aún así, el usuario tiene la última palabra. También hay posibilidad de adquirir el módulo en diferentes colores: negro, blanco y rojo. A mí esto me es indiferente, pero está bien que el usuario pueda elegir para combinarlos en equipos gaming y que queden molones vistos a través de la ventana de la caja.

Respecto al módulo de G.Skill las noticias también son buenas: Su módulo es compatible con la placa objetivo según https://www.gskill.com/en/configurator?manu=54&chip=2909&model=2915.

Tarjera gráfica

La tarjeta gráfica elegida es una nVidia ensamblada por Gigabyte, la GeForce GTX 1060 G1 Gaming 3GB GDDR5. La gráfica es un elemento muy personal para el jugador, así que no la vamos a cuestionar y simplemente garantizar que será compatible sí o sí con la placa. En este caso lo es, ya que la placa ofrece una ranura PCIe de 16 línea versión 3.0 que es justo la que requiere la placa. Importante indicar que se trata de una gráfica que ocupa dos ranuras PCI, por lo que ocupará dos ranuras traseras en la caja y probablemente inutilizará la ranura PCIe inferior a la de los gráficos en la placa al tratarse de una mATX.

Otras características de la gráfica son el doble ventilador (suelen ser relativamente silenciosos a demanda baja y media), aunque hoy en día es habitual que sean ruidosas también debido al ruido electrónico o coil whine. Es importante notifcar esto al usuario, ya que es habitual en todas las gráficas de alto rendimiento y que sólo debería escucharse si se acerca la oreja a la gráfica. Si el ruido de los condensadores se escucha por encima de la ventilación jugando, entonces sí debería cambiarse porque es molesto que no perjudicial para el hardware.

En este punto, sí es importante tener en cuenta la conectividad que ofrece la tarjeta de cara a reutilizar el monitor actual. En este caso, salvo que el monitor sea VGA no habrá problema, puesto que se dispone de conector DVI, un HDMI 2.0b y tres conectores DisplayPort 1.4. Finalmente, indicarle al usuario que esta tarjeta gráfica posee RGB Spectrum (la iluminación gaming ofrecida por Gigabyte) que personalmente me parece una fantochada, pero como es personalizable siempre se puede adaptar para que no parpadee, esté en el color que guste o puede que incluso apagarla (todavía no pude confirmarlo).

Disco duro

El Toshiba P300 3.5″ 2 TB 7200RPM SATA no es mala opción por capacidad de almacenamiento ni por velocidad de giro al tratarse de un disco mecánico, pero sí es un fallo gordo de configuración no incluir un SSD (aunque sea SATA) a la configuración de un equipo actual porque la ganancia de rendimiento es enorme y por ser un desperdicio al adquirir una placa con conector PCIe con factor de forma M.2.

Por consiguiente, lo recomendable en estos casos es una doble configuración de almacenamiento secundario:

  • Disco duro SSD (M.2 en este caso por disponer la placa de dicho conector) sobre el que instalar SO y programas/juegos más utilizados.
  • Disco duro mecánico tradicional para almacenar archivos multimedia y documentos.

Es decir: mantendremos el dico duro de 2TB escogido por el usuario y buscaremos un pequeño SSD M.2 compatible por la placa según las especificaciones del fabricante Gigabyte disponibles en http://download.gigabyte.eu/FileList/Document/mb_m.2_support_200.pdf que tenga al menos 240GB de espacio (menos es poco hoy en día si los juegos a instalar y el SO ocupan bastante espacio) y buena relación calidad/precio. Como se puede observar, sólo he podido encontrar una opción 100% compatible con la placa y que encaje en los requisitos anteriores:

Importante en este punto advertirle al usuario que los discos M.2 son sensibles al calentamiento y requieren de buena refrigeración, ya que su rendimiento se merma en cuanto no se dispone de buena refrigeración en la caja del PC.

Fuente de alimentación

La fuente de alimentación requiere un cálculo especial, el de la potencia necesaria mínima que debe entregar (medida en wattios). Habitualmente es útil coger la medida recomendada por el componente que más energía demanda que suele ser la tarjeta gráfica. Según esto, Gigabyte recomienda una PSU (fuente de alimentación) de al menos 400W. Pero no valen 400W cualquiera, es decir, las fuentes mediocres y baratas suelen indicar más potencia de la que realmente son capaces de entregar, por lo que es mejor dejar al menos 100W adicionales sobre los cálculos iniciales para cubrirse las espaldas o gastarse el dinero en fuentes acreditadas por certificaciones de terceros que aparte de eficiencia cumplen con la entrega energética que anuncian. Estas fuentes además, suelen ser modulares por lo que evitaremos una maraña de cables dentro la torrer que aparte de entorpecer el acceso a los componentes, empeoran el flujo de refrigeración de la caja y dañan la estética en el caso de que la caja disponga de una ventana o rejilla que permita ver el interior de la misma.

Como el cálculo de potencia hacerse antes de comprar la fuente, lo más sencillo para los usuarios con escasos conocimientos técnicos es utilizar alguna herramienta web que, en base a los componentes del PC, calcule cual es la fuente de alimentación que debería comprarse. Para redactar el presente artículo se ha utilizado https://outervision.com/power-supply-calculator porque consta de una base de datos de componentes actualizada y además, dispone de un modo básico que lo hará más fácil a los usuarios no técnicos. El resultado fue de 389W haciéndo el cálculo sobre una configuración futura de 64GiB de RAM, un disco duro de 7200rpm adicional sobre la configuración actual y un uso excesivo de 8 horas de juego diarias. Por lo que es acertada la recomendación de PSU de Gigabyte y la fuente escogida por el usuario es excesiva en cuanto a potencia con sus 600W, pero que sobren no quiere decir que en un futuro no vayan a hacer falta sobre todo si se cambia a una tarjeta gráfica más potente. Además, se trata de una fuente certificada y Tacens es conocida por sus ventiladores silenciosos.

En base a esto, proporcionaremos al usuario otra opción recomendable en cuanto a los requerimientos, fiabilidad, certificaciones energéticas, precio y cables modulares (la Tacens no tiene) por un precio similar por si no hubiera stock de la Tacens. Por tanto la EVGA W1 500W 80 Plus disponible por 54,99€ en PC componentes también es una alternativa viable y supone un incremento sobre la Tacens de 1,99€ justificado por la mayor calidad de EVGA.

Caja

Es el último componente hardware y proporciona el chasis sobre el que se montarán el resto. La caja elegida por el usuario, la L-Link Kazumi USB 3.0 con ventana es una caja que admite placas ATX, por lo que la placa micro-ATX va a entrar, pero desconocemos si ofrece los orificios necesarios para la tornillería de placas de este tipo. En las especificaciones del fabricante disponibles en http://l-link.es/producto/kazumi-led-rojo-usb-3-0-con-ventana/ tampoco se detallan, lo que aumenta la desconfianza. Tampoco se detalla información de los ventiladores incorporados, seguramente ruidosos y cuyo flujo de aire es también una incógnita. Por consiguiente, no podemos fiarnos de una caja de la que le fabricante no detalla información básica de este tipo por muy tentador que sea el precio.

Además, hay que añadir el hecho que si el usuario elige una placa micro-ATX debería adquirir una torre micro-ATX para disfrutar del menor tamaño de la torre que es la principal ventaja de este factor de forma y que situar la PSU en la parte superior de la torre es contraproducente por refrigeración y eficiencia de funcionamiento de la misma. Otra desventaja es que la placa base soporta USB 3.1 pero la torre sólo ofrece conectores frontales 3.0, por lo que desperdiciaría disponer de la última versión del bus al conectar dispositivos externos sin ser por la parte trasera de la torre.

Ahora es necesario encontrar una alternativa, preferiblemente cajas micro-ATX para fuentes ATX que permitan gráficas grandes y discos duros de 3,5″, con ventiladores decentes y silenciosos, que refrigeren bien el interior así como puertos USB 3.1. También debería disponer de ventana lateral, ya que al usuario le gustaría disponer de una de estas y ubicar la fuente de alimentación en la parte inferior de la torre. Las opciones barajadas son por orden de recomendación:

  1. Corsair Carbide Series SPEC 04 (59,99€ en PC componentes)
  2. NZXT S340 Elite (89,99€ en PC componentes)

Ambas opciones son buenas y ambas disponen de ventana y organización de cableado. La Corsair está muy bien por su relación calida/precio y porque ofrece un toque de color rojo similar a la caja inicial que le gustaba al usuario. La NZXT goza de mayor capacidad y mejor configuración de refrigeración además de disponer de la ventana lateral de vidrio templado.

Tornillería

La míticia olvidada del montaje de PCs es la tornillería: los cables vienen incluidos con la fuente de alimentación y los SATA en la caja de la placa base, pero la tornillería para fijar la tarjeta gráfica y la placa al chasis tienen que adquirirse por separado. Es barata y no tiene pérdida, se recomienda adquirir un kit completo que durará años y servirá para montar, reparar y ampliar varios equipos. El de TILY disponible por 5,59€ vía Amazon Prime es recomendable por incluir todo lo necesario y cubrir la mayoría de montajes, incluyendo protectores de goma para el PCB de la placa base.

Software

Sistema Operativo

El usuario escogió sabiamente la versión de Windows 10 edición Home de 64bits, pero una licencia OEM (válida para un sólo equipo, sin variar de forma considerable su hardware) no compensa adquirirla directamente a una tienda de informática sino hacerlo a través de un partner revendedor de Microsoft. Es decir, se baja legalmente Windows 10 del site Microsoft y se instala a través de un pendrive USB, pero la clave de activación se compra a un revendedor de fiar que te la envía por correo electrónico tras confirmarse el pago. Un revendedor de licencias fiable, barato y legal, a partir del cual es posible adquirir una licencia como la requerida por el usuario por 2,99€ en lugar de los 105€ iniciales es fusigame de eBay. Este ahorro permite compensar en parte el mayor desembolso del chasis, del SSD M.2 y de la tornillería adicional.

Configuración y presupuestos revisados

Tras revisar la configuración inicial del usuario y realizar las correcciones pertinentes, disponemos del siguiente resumen:

  1. Placa : Gigabyte GA-B250M-DS3H 64.90€
  2. Procesador 1151: Intel Core i5-7500 3.4GHz BOX (incluye disipador) 169.90€
  3. RAM: Kingston HyperX modelo HX424C15FB/16 de 16GiB DDR4 @ 2400MHz CL15 169€
  4. Grafica : Gigabyte GeForce GTX 1060 G1 Gaming 3GB GDDR5 279,00€
  5. SSD: WD Black PCIe NVMe Gen3 x4 256GB 96,99€
  6. HDD : Toshiba P300 3.5″ 2 TB 7200RPM SATA 61,99€
  7. PSU: Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver 53,00€
  8. Caja: Corsair Carbide Series SPEC 04 59,99€
  9. Tornillería: Kit TILY 134 piezas 5,59€
  10. SO: Licencia Windows 10 Home 64bits OEM 2,99€

El presupuesto total es de 963,35€ (incremento de 114,56€ sobre el presupuesto inicial realizado por el usuario),  901,36€ si se posterga la compra del disco duro secundario puesto que se el único componente prescindible. Cualquier otra opción que suponga una memoria de menor frecuencia y/o capacidad, una torre demasiada barata o una gráfica peor serían opciones contraproducentes y que pueden suponer un desembolso mayor a medio plazo, sobre todo de cara a actualizar el equipo.

Configuración alternativa

Partiendo de la configuración del usuario, ahora vamos a intentar ofrecer una alternativa. Claramente la configuración del usuario se basa en una gama media, por lo que vamos a seguir en esa línea, pero basándonos en nuestra experiencia e intentando maximizar la vida útil del equipo y bajando el presupuesto todo lo posible sin sacrificar prestaciones.

Hardware

Placa base

Como el objetivo es ofrecer una placa que tenga futuro y pueda soportar incluso un futuro procesador sin que el precio se nos dispare aquí sólo hay un ganador: La plataforma AMD Ryzen con socket AM4, el cual gozará de una vida larga como viene siendo costumbre en la compañía. El chipset será el B350, el de gama media y la placa base una con factor de forma ATX en lugar del mATX.

Asus es sinónimo de durabilidad y estabilidad, sobre todo en cuanto a etapas de energía y calidad de los componentes, así que la estrategia es gastarse un poco más de dinero en la placa base ya que sobre ella ensamblaremos los componentes. Una placa que cumple estos requisitos es la ASUS Prime B350-Plus disponible por 78,99€ en PC Componentes. Esta placa está respaldada por una enorme compatibilidad de componentes y por muchas pruebas realizadas y horas de validaciones para asegurar un producto de calidad.

Además, el usuario dispondrá de M.2 nativo como en su Gigabyte, red de 1Gbps, misma tarjeta de sonido, hasta 64GiB de RAM DDR4, USB 3.1 y PCIe 3.0 x16, pero también de otras características como:

  • Protección de subidas de tensión a través de puerto ethernert vía LAN guard
  • Protección sobre voltaje a través de la PSU
  • Ranura PCIe para tarjeta gráfica reforzada (útil contra deformaciones y daños en el PCB por tarjetas gráficas pesadas que ocupan doble slot)
  • Panel trasero de acero inoxidable y aguanta mejor la corrosión por humedad ambiental
  • Mayor protección ante descargas de estática
  • Iluminación LED de la placa
  • Aislamiento de interferencias en la tarjeta de sonido
  • Facilidad de instalación sin dañar el PCB, puesto que las perforaciones para atornillar carecen de componentes críticos en su periferia
  • UEFI BIOS con EZ Flash para facilitar su actualización
  • 2 ranuras PCIe 2.0 y 2 ranuras PCI
  • 6 puertos SATA 6Gbps con soporte RAID 0, 1 y 10
  • Buena disipación del calor y posibilidad de utilizar 2 ventiladores de chasis junto con el de la CPU

Microprocesador

El i5 7500 no dispone de Hyper-Threading y eso hoy en día es un atraso, más viniendo del primer fabricante en utilizar multiprocesamiento paralelo de procesos ligeros. Es cierto que es un buen procesador para jugar, pero no todo son juegos en esta vida y, aunque la mayoría de juegos no siempre están optimizados para ejecución multihilo, la mayoría de programas y sistemas operativos sí.

Pese a contar con cuatro núcleos, si adicionalmente cuentas con más caché (16MiB), más núcleos lógicos (8) y un precio más asequible (141,50€ en PC componentes) no hay excusas para no adquirir el AMD Ryzen 5 1500X, el cual además puede ayudarte a matar más adelante el gusanillo del overclocking ya que viene con el multiplicador desbloqueado y eso en Intel supone un enorme desembolso adicional que es absurdo. Este micro funciona a una frecuencia de 3,5GHz con un modo turbo de 3,7GHz, similar al i5 7500: mejor en frecuencia normal y un poco peor en modo turbo.

Finalmente indicar que -al igual que su equivalente Intel- se incluye disipador con ventilador, el wraith cooler de AMD y que el micro 1500X no incorpora gráfica embebida a diferencia del 7500, lo que refuerza que sea la opción lógica si se va a utilizar una gráfica externa.

Memoria RAM

Según las especificaciones oficiales del procesador, la memoria RAM máxima soportada por el controlador de memoria incorporado es de 2667MHz en modo de doble canal (al igual que la placa base, sin overclocking). Así que buscaremos un módulo de 16GiB que funcione a esa frecuencia que sea asequible y además, compatible con la placa ASUS. Según las especificaciones de ASUS módulos superiores a 2400MHz de 16GiB no son compatibles del todo. Esto no es cierto, porque es posible que módulos de frecuencias superiores y en teoría no soportados funcionen (como en un mi último montaje con un Ryzen 7 1800X con memorias G.Skill @ 3200MHz sobre una placa ASUS Crosshair VI Hero).

Obviamente, este riesgo lo asume cada uno y debemos siempre buscar una configuración segura cuando se trata de un equipo ajeno. Ya que estos 16GiB son de una frecuencia un poco inferior a la máxima soportada (que no significa que sea un cuello de botella significativo) obtaremos por una configuración de doble canal. Es decir, buscaremos dos módulos de 8GiB cada uno para obtener un mayor rendimiento y compensar el no poder utilizar de los 2666MHz accediendo a ambos módulos a la vez.

La mejor opción es el kit de G.Skill F4-2400C15D-16GFT disponible en PC componentes por 172,86€. En este caso, estos módulos no aparecen en la web de ASUS como compatibles, pero el fabricante G.Skill sí garantiza el 100% de compatibilidad con la placa y nos podemos fiar de este renombrado fabricante que también garantiza sus módulos de por vida.

Tarjeta gráfica

Aquí no hay mucho que se pueda mejorar, excepto el precio. Es decir, la GTX 1060 de 3GiB no tiene rival directo en AMD sin desmbolsar más, así que mejoraremos el precio desechando adquirir la GTX 1060 de Gigabyte por la de marca ZOTAC. Yo disfruté años de una GTX 660 de esa marca y nunca tuve ningún problema, mientras que con Gigabyte por desgracia no puedo decir lo mismo.

Otra posible opción para minimizar el precio es adquirir la gráfica con un único ventilador en vez de dos, pero es contraproducente en una gráfica de gama media, por lo que adquirir la ZOTAC GTX 1060 Amp! de 3GiB será la opción recomendada, disponible por 249,90€ en PC componentes. La única desventaja de esta gráfica respecto a la Gigabyte es que carece de iluminación mediante ledes, algo prescindible desde mi punto de vista.

Disco duro

Aquí la estrategia a seguir es adquirir un único SSD M.2 compatible con la placa y de la mayor capacidad posible sin que el precio se dispare. La lista de discos duros con compatibilidad 100% garantizada es http://dlcdnet.asus.com/pub/ASUS/mb/SocketAM4/PRIME_B350-PLUS/PRIME_B350-PLUS_Devices_report.pdf. Atendiendo a dicha lista, la mejor opción es el Western Digital WDS512G1X0C de 512GB disponible por 170,90€ en PC componentes.

Fuente de alimentación

Las necesidades energéticas serán similares a las anteriores, así que es válida la misma fuente.

Caja

Idem que en la revisión de la configuración inicial del usuario, sólo hay que tener en cuenta las dimensiones de la ASUS Prime, que son 30,5 x 23,7 cm y como la caja es ATX al igual que la placa no habrá problema.

Tornillería

Idem que en la revisión de la configuración inicial del usuario.

Software

Sistema operativo

Idem que en la revisión de la configuración inicial del usuario.

Configuración y presupuesto recomendados

La configuración recomendada queda tal que así:

  1. Placa : ASUS Prime B350-Plus disponible por 78,99€
  2. Procesador AM4: AMD Ryzen 5 1500X 141,50€
  3. RAM: G.Skill F4-2400C15D-16GFT 172,86€
  4. Grafica: ZOTAC GTX 1060 Amp! 3GiB 249,90€
  5. SSD: Western Digital WDS512G1X0C de 512GB disponible por 170,90€
  6. PSU: Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver 53,00€
  7. Caja: Corsair Carbide Series SPEC 04 59,99€
  8. Tornillería: Kit TILY 134 piezas 5,59€
  9. SO: Licencia Windows 10 Home 64bits OEM 2,99€

El total presupuestado para esta configuración es de 935,72€. Esto supone un ahorro de 27,63€ sobre la configuración inicial corregida del usuario además de disponer de mejor procesador y mejor placa base junto con un SSD de mayor tamaño sacrificando el HDD, eso sí (da igual, una vez que pruebas un SSD M.2 conectado al bus PCIe no se quiere otra cosa).

Estrategias de ahorro

Como se puede observar de las dos posibles configuraciones anteriores, ambas exceden por poco el presupuesto máximo de 900€, pero aún así es posible rebajar algo más el presupuesto siguiendo algunas estrategias sin sacrificar en exceso rendimiento. A continuación, explicamos algunas y las aplicamos a las configuraciones anteriores (configuración 1 será la inicial del usuario revisada por nosotros y la configuración 2 la ofrecida por nosotros) puesto que la economía de cada uno es un factor a cuidar hoy en día.

Adquirir la gráfica ZOTAC en lugar de la Gigabyte

En la configuración 2, hemos respetados los deseos del usuario en cuanto a la gráfica, pero cambiando el integrador de Gigabyte por ZOTAC. Si aplicamos dicha tarjeta gráfica a la configuración 1, ya estamos reduciendo el precio.

  1. Placa : Gigabyte GA-B250M-DS3H 64.90€
  2. Procesador 1151: Intel Core i5-7500 3.4GHz BOX (incluye disipador) 169.90€
  3. RAM: Kingston HyperX modelo HX424C15FB/16 de 16GiB DDR4 @ 2400MHz CL15 169€
  4. Grafica: ZOTAC GTX 1060 Amp! 3GiB 249,90€
  5. SSD: WD Black PCIe NVMe Gen3 x4 256GB 96,99€
  6. HDD : Toshiba P300 3.5″ 2 TB 7200RPM SATA 61,99€
  7. PSU: Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver 53,00€
  8. Caja: Corsair Carbide Series SPEC 04 59,99€
  9. Tornillería: Kit TILY 134 piezas 5,59€
  10. SO: Licencia Windows 10 Home 64bits OEM 2,99€

Haciendo este cambio el presupuesto se reduce de 963,35€ a 934,25€ por lo que ahorramos 29,10€.

Sacrificar la tarjeta gráfica dedicada

Si los juegos del usuario no requieren de una gran gráfica dedicada, o se necesita adquirir el equipo inmediatamente y la gráfica puede comprarse dentro de un par de meses, es posible sacrificar la tarjeta gráfica dedicada en la configuración 1. Para el primer caso lo mejor es buscar benchmarks de ejecución de la Intel HD Graphics 630 sobre los juegos más exigentes del usuario y si los resultados le parecen aceptables (calidad gráfica y FPS) es posible postergar la compra de la GTX 1060.

  1. Placa : Gigabyte GA-B250M-DS3H 64.90€
  2. Procesador 1151: Intel Core i5-7500 3.4GHz BOX (incluye disipador) 169.90€
  3. RAM: Kingston HyperX modelo HX424C15FB/16 de 16GiB DDR4 @ 2400MHz CL15 169€
  4. SSD: WD Black PCIe NVMe Gen3 x4 256GB 96,99€
  5. HDD : Toshiba P300 3.5″ 2 TB 7200RPM SATA 61,99€
  6. PSU: Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver 53,00€
  7. Caja: Corsair Carbide Series SPEC 04 59,99€
  8. Tornillería: Kit TILY 134 piezas 5,59€
  9. SO: Licencia Windows 10 Home 64bits OEM 2,99€

Esto aplicado a la configuración 1 supone una ahorro de 279€ (el coste de la gráfica) al pasar de 963,35€ a 684,35€.

Adquirir una APU

Las APUs de AMD (procesadores con gráfica integrada potente) son una excelente inversión por una relación calidad/precio imbatible y con un buen compromiso de rendimiento sin acudir a una gráfica dedicada, al menos durante los dos primeros años de vida del equipo. Las únicas consideraciones a tener en cuenta es que se necesita una memoria RAM de calidad (parte se destinará a memoria gráfica) y un disipador que refrigere bien el conjunto de CPU y gráfica. Otra ventaja es que permite configurar un equipo más pequeño (mATX), consumen menos energía y ya están disponibles sobre el nuevo socket AM4, todo ello orientado a jugadores ocasionales (el rendimiento de la gráfica sería algo intermedio entre una nVidia GTX 1030 dedicada y una GTX 1050, estando más próximo a la primera).

Un ejemplo de configuración y presupuesto mediante una APU de AMD sería el siguiente con una placa mATX TUF que excede la calidad y fiabilidad de las placas del resto de configuraciones:

  1. Placa: ASUS TUF B350M-PLUS GAMING 99,90€ (ofrece para la APU salidas de vídeo digitales DVI y HDMI)
  2. Procesador AM4: Ryzen 5 2400G con gráficos Radeon RX Vega 11 143,99€ (incluye el disipador wraith cooler de AMD, mejor probarlo antes de plantearse adquirir otro)
  3. RAM: Pack de dos módulos G.Skill Flare F4-3200C14D-16GFX para AMD 238€ (el SPD es 2400, habrá seguramente que configurarlas a 2933MHz en la BIOS con la menor latencia posible)
  4. SSD: WD Black PCIe NVMe Gen3 x4 256GB 96,99€
  5. PSU: Tacens Radix VII AG 600W 80 Plus Silver 53,00€
  6. Caja: Corsair Carbide Series 88R CC-9011086-WW 49,90€ (pega: no incluye USB 3.1 en el frontal sólo 3.0, pero incluye la tornillería de instalación de placa base y dispositivo, ahorrándonos el kit de TILY)
  7. SO: Licencia Windows 10 Home 64bits OEM 2,99€

Con esta opción el presupuesto sería de 684,77€ lo que supone un ahorro de 278,58€ frente a la configuración 1 y de 250,95€ frente a la configuración 2.

Adquirir una gráfica RX480

Una forma de ahorrar es adquirir la RX480 de AMD que supera a la GTX 1060 y ya fue sustituida por la RX580. Yo dispongo de esta gráfica en mi equipo actual y no puedo estar más contento en cuanto a su rendimiento en juegos como Resident Evil 7 en full HD. También tiene ventajas de futuro en cuanto a jugar en un monitor con AMD FreeSync, disfrutando de frames sincronizados a 144MHz, vamos una maravilla visual sobre todo si juegas a shooters en primera persona.

La única problemática de esta tarjeta es encontrarla en stock, pero lo demás son todo ventajas: precio más competitivo que la GTX 1060, más memoria que ésta y más potencia. Además, esta gráfica puede aplicarse tanto a la configuración 1 como sobre la configuración 2. El problema es ese: encontrala nueva en stock de liquidación (unidades no reacondicionadas) por un precio justo (menos de 250€).

Comprar los componentes en sitios diferentes

Si el equipo lo montamos nosotros, siempre podemos ahorrar comprando cada componente en el sitio que sea de fiar y que ofrezca el precio más competitivo. La única desventaja que hay es que así montaremos nosotros sí o sí el procesador sobre la placa, lo cual suele anular la garantía según que tienda. Si el usuario que va a montar el equipo tiene respeto o inquietud ante esta situación, lo mejor es comprar la placa y el micro en la misma tienda y pedir que lo inserten ellos en el micro si en cualquier otro escenario la garantía no aplica.

La otra desventaja es que cada componente llegará en un orden indeterminado y algunos pueden tardar más que otros, pero la espera merece la pena si no hay prisa y compensa al ahorro. Finalmente, indicar que también se requiere tiempo para buscar en cada tienda los artículos necesarios bien de precio.

Resumen y consejos finales

Tenemos dos configuraciones válidas una Intel y otra AMD. Ambas son buenas, pero siguiendo la idea inicial del usuario exceden el presupuesto máximo de 900€. Se ha echo incapié en configurar los equipos con vistas de futuro de cara a su longevidad y a facilitar las actualizaciones (aquí AMD supera a Intel con creces). También es posible ahorrarse unos euros seleccionando cuidadosamente qué componentes sacrificar (como el HDD frente al M.2 o realizar una combinación de ambos, así como comprando la ZOTAC GTX 1060 en vez de la Gigabyte.

También existe la posibilidad de montar un equipo AMD con APU Ryzen que será altamente actualizable, requiere de poco poco espacio gracias su formato mATX y también de poco dinero: es sin duda la configuración más económica siempre y cuando se juegue ocasionalmente. Además, si se requiere más potencia ¡siempre se podrá añadir dentro de un año una tarjeta de vídeo dedicada!

Por último, recordar una serie de consejos a los usuarios nóveles que montan su primer PC:

  • No os olvidéis de la tornillería (sólo viene incluida en algunas torres de gama media/alta)
  • El equipo no se manipula con la fuente de alimentación enchufada a la corriente: siempre desenchufado y con el interruptor de la PSU en posición de apagado
  • Los componentes electrónicos se dañan con la electricidad estática, así que siempre tocar una parte metálica descubierta del chasis para descargaros (o usar una pulsera anti-ESD). Además:
    • No uséis ropa de lana o tejidos que se carguen de estática con facilidad
    • No depositéis los componentes en alfombras en el suelo (muchas alfombras llevan lana en su composición) ni sobre plásticos que se carguen de estática
    • Aseguraros que en el ambiente no exista pelo de gato (suena a broma, pero el pelo de gato fríe componentes por su alto contenido de electricidad estática)
  • No forcéis, dobléis o apretéis de más ningún componente
  • Seguid los manuales del fabricante, es sagrado el de la placa base, sobre todo si algo no funciona o el equipo no se enciende
  • Sumo cuidado al insertar el procesador en el socket, no debería hacerse con fuerza ni dañando alguna de sus patillas
  • Si se monta un dispador distinto al que trae el microprocesador, primero limpiar la pasta térmica del encapsulado y después añadir una pequeña cantidad de pasta nueva en el centro (ya se aplasta y distribuye sola al colocar el disipador)