Saltar al contenido

Gestión de la nube: Cloud Management Platforms y ECmanaged

Introducción.

A fecha de hoy, tanto empresas como organizaciones contratan servicios de cloud computing. Esta es una solución que permite ahorrarse inversiones en servidores propios (OPEX en vez de CAPEX), instalaciones para los mismos y mantenimiento, disfrutando de forma inmediata del servicio que se necesite. 
El personal del departamento IT goza de simpatía hacia estos sistemas en un principio por su robustez: La empresa que los ofrece lo hace mediante hardware y otros recursos redundantes, lo que los convierte en sistemas muy robustos. Por tanto, el personal IT de la empresa sólo necesita proveer a su propia organización de conexiones a internet redundantes (normalmente mediante la contratación de una línea secundaria con un ISP distinto al que ya tienen), aparte de otros beneficios secundarios que se obtienen como por ejemplo el pagar en función del uso que se haga de dicho servicio y el evitar un mal aprovechamiento de los recursos.
Desgraciadamente no todo es Jauja, por lo que existen una serie de problemas que forjaron la aparición de los denominados Cloud Management Platforms o CMP, los cuales facilitan enormemente a los profesionales IT las labores de gestión, mantenimiento y monitorización de los sistemas cloud contratados. Una de estas soluciones es ECmanaged, la cual se procederá a probar.

La problemática del cloud.

Las PIMES y start-ups suelen utilizar cloud computing. Ésto les permite crecer minimizando costes e inversión. Por contra, en empresas de tamaño mayor dispondrán de servidores propios en sus instalaciones que hay que gestionar, careciendo en muchos caso de proveedores cloud. Esto es así por el talón de aquiles del concepto de cloud computing: el no disponer de físicamente de los servidores en el CPD.
En caso de fallo, cualquier ingeniero puede acceder físicamente al sistema si el servidor se encuentra en una sede de la empresa, no siendo así en un servicio cloud. En este segundo caso hay que ponerse en contacto con la compañía proveedora, por lo que no se puede solucionar el problema de inmediato.
Partiendo del hecho de no tener los servidores físicamente en el datacenter se derivan otros grandes problemas:
  • Dificultad de gestión: cada servicio cloud ofrece administración poco intuitiva a través de interfaces poco amigables y completamente distintas en función de cada de proveedor y servicio.
  • El rendimiento de cada servicio no es homogéneo y varía en función de cada proveedor.
  • Falta de transparencia al tener sólo acceso a cierta parte del servicio cloud y no a toda la infraestructura del proveedor.
  • Poca capacidad de escalabilidad, ya que depende de la que ofrezca el proveedor en el momento que sea necesaria.
  • Problemas de cobertura en función de la ubicación del proveedor: legislaciones y políticas de protección de datos distintas, mayores latencias accediendo desde otros continentes a dichos servicios y problemas SEO.

La problemática del multicloud.

La problemática del cloud computing reside principalmente en los servicios contratados. Partiendo de la base de que la empresa que contrata servicios en la nube ha hecho los deberes de garantizar el acceso siempre a los mismos a través de conexiones a internet redundantes, la realidad es que no existe un único servicio contratado, teniendo así como objetivo el de paliar en la medida de lo posible los problemas citados en el punto anterior. Es decir; existen habitualmente dos o más servicios contratados a proveedores diferentes o lo que se conoce como multicloud.

La tesitura real en las empresas es la de abarcar distintos servicios cloud, los cuales pueden ser de proveedores distintos.

En el multicloud es importante resaltar el hecho de que no tienen por que ser servicios distintos los contratados. Se puede disponer de dos servicios iguales pero contratados a dos proveedores cloud diferentes para garantizar cierta redundancia y obtener un sistema más robusto frente a fallos. Un buen ejemplo para comprender esta situación es imaginarse una página web que haga uso de una buena BBDD. Para cumplir con la LOPD y con los requisitos de seguridad y disponibilidad se puede contratar un proveedor cloud que sea bueno y fiable, lo que será caro. Para compensar, se pueden contratar dos proveedores web menos fiables pero más baratos y de distintas zonas geográficas, garantizando el disponer de redundancia en caso de fallos y desastres naturales.

Una compañía puede disponer de una web utilizando varios servicios cloud.

Los Cloud Management Platforms.

Como respuesta a los problemas del cloud y del multicloud surgen los sistemas Cloud Management Platforms o CMP. Dichos sistemas homogeinizan las interfaces de los paneles de administración de los distintos proveedores y servicios, de forma que se unifica toda la gestión en un único panel que facilita el mantenimiento de un entorno multicloud.
Los CMP funcionan internamente haciendo uso de las APIs proporcionadas por los servidores cloud para la gestión de los servicios que ofrecen. Por este motivo, cada CMP será compatible con unos u otros proveedores cloud en función de las APIs que utilice.
Los CMP ayudan enormemente a los profesionales IT en su trabajo.
Las funcionalidades habituales que proporcionan los CMP habitualmente son:
  • Encendido, apagado, creación y borrado de servidores cloud.
  • Monitorización de los distintos servicios en tiempo real y de sus recursos (CPU, RAM, disco y red).
  • Despliegue automático de aplicaciones.
  • Automatización de tareas de gestión y mantenimiento, como por ejemplo, actualización de aplicaciones.
  • Autoescalado que lanza servidores cloud adicionales ante picos de demanda, solucionando en parte los problemas de baja escalabilidad que ofrecen muchos proveedores.
Pero… ¿y qué pasa con los servidores físicos de la empresa? Cualquier empresa mediana que disponga de servidores cloud contratados dispone al menos de un servidor propio que sería deseable que también se pudiese gestionar desde el CMP… Pero los CMP no permiten esto. Bueno, uno sí; el de ECmanaged.

El CMP ECmanaged.

El CMP de ECmanaged es el primero en soportar también la gestión de los servidores físicos de la empresa, por lo que no sólo soluciona los problemas habituales del cloud y entornos multicloud, sino que además suple la carencia del resto de CMPs disponibles en el mercado facilitando aún más la difícil labor de gestión al departamento IT. Las funcionalidades que se proporcionan son:
  • Escalar de forma automática una plataforma física con un servicio cloud.
  • Facilitar los procesos de disaster recovery de una plataforma física desplegando una réplica en un servidor cloud.
  • Combinar servidores físicos y cloud. Por ejemplo: El front-end de una web en tres servidores cloud y el back-end tenerlo en los servidores físicos de la empresa.
  • Infraestructura geográficamente distribuida, complementando los servidores físicos disponibles con otros cloud servers en distintas partes del mundo.
ECmanaged utiliza agentes para poder gestionar los servidores que no disponen de su API integrada en la aplicación.
ECmanaged es un CMP SaaS que agiliza y unifica la implementación y la gestión de un entorno mixto de multicloud y de servidores físicos, aumentando enormemente la productividad de los profesionales IT y facilitándoles su trabajo. De este modo, el departamento de informática puede centrarse en las labores que realmente son relevantes para la empresa, evitando perder el tiempo en tareas de poco valor añadido que eran necesarias antes de implantar ECmanaged.

Las APIs que de momento soporta nativamente este CMP son las de Amazon web servicesOpenStack, linode, rackspace, EUCALYPTUS y DigitalOcean. Como se puede observar, son proveedores cloud punteros y el equipo de ECmanaged continúa trabajando para incorporar más APIs de otros proveedores a su CMP.

Otra de las ventajas de ECmanaged es que aporta también funcionalidades avanzadas adicionales frente a CMPs de la competencia:
  • La monitorización no se limita a la que proporciona el proveedor cloud, proporcionando información relativa al rendimiento de las aplicaciones y al estado de los distintos servicios.
  • Posee la capacidad de precisos autoescalados que no sólo tienen en cuenta la capacidad de los servidores sino también el rendimiento de las aplicaciones.
  • Permite automatizar tareas como la actualización del software y el control del ciclo de vida de los equipos. Dichas tareas pueden estar ligadas al resultado de la monitorización o programadas en el tiempo.
  • Puede resolver las incidencias de las aplicaciones de forma automática. La mayoría de ellas se solucionan con un reinicio en tiempos inferiores a los cinco minutos, pudiendo el mecanismo ser personalizado para cada servidor.
Como se puede observar, se trata de una solución muy completa, la cual además ha sido reconocida como la mejor solución del 2013 por el EURO CLOUD SPAIN y por ser, también como empresa, una de las 10 start-ups más interesantes en el 2013 Structure:Europe. A continuación, un vídeo en inglés que explica de forma amena y gráfica la utilidad de este CMP:

Probando ECmanaged.

ECmanaged proporciona una solución web a través de una interfaz muy cuidada. Todos los elementos están bien situados y proporcionan una buena legibilidad al tratar con fondos principalemente de color blanco. A grandes rasgos se posee un menú superior que agrupa las diferentes secciones (inicio, mis plataformas, constructor, mis nubes y la configuración relativa a la cuenta del usuario) que va acompañado de un cuadro de búsqueda, un submenú con las opciones relativas a la sección seleccionada y un área de trabajo bastante grande con concisas descripciones y distintos formatos de ayuda, lo cual se agrede bastante mientras uno se familiariza con la interfaz.

En pocos minutos se puede desplegar un servidor cloud nuevo. Se ha procedido a crear un servidor de ejemplo con el sistema operativo GNU/Linux Fedora.

Se nos presentan múltiples opciones a la hora de configurar nuestra plataforma y de crear servidores. Todo es sencillo y la ayuda presente a lo largo de todo el proceso minimiza bastante la curva de aprendizaje.

Las operaciones realizadas en el back-end se muestran durante el proceso y se detallan en pantalla. Con esto se consigue minimizar la poca transparencia de los procesos y el profesional IT es consciente de lo que el sistema realiza en un momento dado:

Una vez creado el servidor se puede monitorizar o, incluso, asignarle un rol para no tener que configurarlo desde cero. También se puede tener acceso al servidor mediante un consola virtual mediante SSH.
Otra particularidad de ECmanaged es la gestión de plantillas. Una plantilla es una modelización genérica de cada tipo de instancia en la plataforma, compuesta por un sistema operativo, y un software base o rol, como scripts, origenes, o archivos de configuración. Lo bueno es que las plantillas pueden crearse desde cero o bien reutilizar las propias, las que proporciona el equipo de ECmanaged o incluso las de la comunidad.

Otras utilidades no menos interesantes son las relativas a la sección mis nubes, dónde se gestionan todos los servicios contratados con los proveedores cloud y las referentes a nuestra cuenta de usuario, la cual permite desde monetizar todo el consumo y cambiar el plan de contratación con ECmanaged, hasta gestionar el acceso de todos los usuarios del departamento de informática.
El único punto negativo que encontré a este CMP es que no toda la ayuda está traducida al español (por ejemplo, la ayuda para crear una nueva plataforma). De todos modos esto no supone realmente un problema, ya que cualquier profesional IT domina el inglés técnico.

Conclusiones.

Los CMP son realmente útiles y, sin embargo, poco conocidos por parte de los profesionales IT. ECmanaged presenta ante todos estos profesionales una solución eficaz, unificadora y realmente útil y escalable, acompañada toda ella de una generosa documentación. El poder gestionar los servidores propios físicos facilita aún más el mantenimiento, la gestión y la actuación ante desastres.
Los beneficios de adoptar una solución así son muchos: El tiempo y el dinero serán mejor invertidos evitando gastos innecesarios, la disponibilidad de los servicios se verá reforzada, empleados IT con más tiempo a dedicar a tareas de verdadero valor para la empresa que serán menos reacios a trabajar con otros proveedores cloud, mayor poder de integración entre sistemas, monitorización más sencilla, etc…
Lo que se ha visto a lo largo de esta entrada no es más que la punta del iceberg, por lo que las funcionalidades y el potencial ofrecido es mayor del que se resume en este humilde artículo. Por ello lo mejor es informarse en la página www.ecmanaged.com y experimentar con la demo del CMP disponible para todo el que esté interesado. Esta demo se ha utilizado para la redacción de esta entrada y es completamente gratuita, con una duración de 30 días. Dispone de servidores clouds ya configurados para poder trabajar directamente y carece de cualquier limitación. Es decir; la demo es completamente funcional tal y como lo es el producto final de pago.
Las tarifas y planes de contratación mensuales del CMP ECmanaged pueden verse aquí.

Agradecimientos.

En primer lugar agradecer a ECmanaged y a Diana Martínez la propuesta de redactar un artículo relativo a los CMP, dejarme probar su solución y proveerme de material adicional con el que trabajar: todo ello me ha enriquecido profesionalmente.
Así mismo, indicar que salvo las capturas de pantalla de este artículo, los gráficos, diagramas y vídeo presentes son propiedad de ECmanaged.


Publicado enAdministración de sistemasAnálisisArtículosManual