Saltar al contenido

Los teclados mecánicos: Prueba del teclado Cherry G80-3000

Introducción.

Pocos saben que Cherry Corp es la fachada de ZF Electronic System, la empresa pionera y con gran experiencia en diseñar y fabricar los distintos interruptores para teclados mecánicos con mayor renombre hoy; los Cherry MX.
Los teclados mecánicos de antaño eran robustos, ruidosos y fiables, además permitían conseguir excelentes resultados mecanografiando. Hasta hace un par de años aproximadamente, este tipo de teclados seguía siendo utilizado por los gurús de la programación por las ventajas que poseen frente a los de membrana. A partir de entonces, las marcas redescubrieron la panacea de los teclados mecánicos sobre todo a la hora de explotar el nicho de mercado de los gamers, por lo que es más fácil hacerse con un teclado mecánico, aunque también los precios para este tipo de artículos para jugones muchas veces es elevado vistiéndolos de diseños futuristas con un montón de teclas adicionales, LEDs, etc… En fin, adornos y funcionalidades supérfluas que no se utilizan cuando lo mejor es, en la mayoría de casos, tener un teclado robusto, con las teclas básicas y sin extras que se puedan estropear.
Tras probar teclados caros como el Logitech G15, ergonómicos como el Logitech Wave Keyboard, de tipo chiclé (MacBook Pro, Sony VAIO S, Acer Aspire…) y baratos como un Woxter, niguno se puede comparar a un teclado mecánico del año 94 enchufado a un Pentium MMX que hace un ruido «clac clac clac clac» a la hora de escribir. Pero los mecánicos de hoy en día los hay menos ruidos, más blandos o más duros, todo depende del tipo de interruptor que lleven.
Cherry Corp fabrica en la gama MX distintos que se reconocen por sus colores; MX Blue, MX White, MX Red, MX Black y MX Brown. Cada interruptor mecánico tiene cualidades distintas, tales como sonido, resistencia, tacto o punto de retorno, las cuales no se van a explicar en profundidad. Simplemente indicar que, aunque están pensados para distintos usos (Blue para mecanografiar por su sonido clicky, Red o Black para jugar, Brown para mecanografíar y jugar, etc…) lo mejor es probarlos y elegir el que más se adapte a su forma de mecanografíar.
Tras atascarse teclas, fallar, y darse cuenta que es el enésimo teclado que se adquiere, toca buscar un teclado mecánico que dure años y que con el uso siga rindiendo como el primer día.

La búsqueda.

Dentro de los interruptores MX, los mejores teclados suelen ser los Das Keyboard y los WASD Keyboard los cuales permiten un amplio rango de personalización. El problema es que son caros y, dentro de las gamas más asequibles, se encuentran los de jugar con diseños espaciales y retroiluminados (la tontería suprema, porque uno no mira para el teclado), marcas como FILCO que son buenas y copias chinas y taiwanesas que usan interruptores de tipo MX pero fabricados por otras macas ajenas a Cherry Corp y de dudosa calidad.

El teclado no luce tanto como otros más bonitos. Las malas lenguas dicen que, tras probar un teclado mecánico, no querrás utilizar ningún otro.
El problema es que la mayoría de teclados de este tipo es US ANSI de 104 teclas y no ISO de 105 letras con distribución QWERTY española, la cual es realmente difícil de encontrar, no siendo así para otros idiomas como inglés británico, italiano, francés, incluso en fabricantes europeos como FILCO lo que me parece sinceramente discriminatorio, ya que el español es el segundo idioma más hablado del mundo en relación al número de hablantes nativos. Por tanto hay seis alternativas:
  1. Utilizar un teclado ISO de 105 teclas key-less. Este tipo de teclado está genial ya que no tiene serigrafiadas las letras en las teclas y desespera a la gente que no sabe mecanografiar, por lo que si el PC es compartido, la gente que no sepa escribir a máquina se va va a enfadar y frustrar. Si el equipo es para uso individual, está genial como medida disuasoria de uso sin consentimiento ya que si el resto de personas no saben mecanografía y ven un teclado así son reacias a utilizarlo. Teclados de este tipo son el Das Keyboard Ultimate S.
  2. Teclado US ANSI, el cual es el teclado más popular en USA. Si eres un programador consumado y el teclado va a ser exclusivamente para trabajar, es la mejor opción ya que teclas como las llaves ({,}) se escriben explícitamente sin necesidad de utilizar la tecla Alt Gr. Esto permite escribir código a alta velocidad.
  3. Teclado ISO de 105 QWERTY UK o IT, ya que casi todas las teclas coinciden salvo algunas como la ñ, aunque seleccionando en el SO la distribución española estaría igualmente a la derecha de la tecla L.
  4. Teclado DVORAK, lo cual es excesivamente geek e implica aprender una nueva distribución aunque se gane en velocidad y eficiencia una vez se domine la nueva colocación de las letras, números y símbolos.
  5. Buscar un ISO 105 QWERTY ES para que vean que la demanda de este tipo de teclado mecánico en español es una realidad. Esta es la opción más difícil, ya que no basta sólo con los pocos teclados mecánicos que hay en español, sino que hay que encontrar uno que integre los interruptores en los que estamos interesados, lo cual dificulta la labor. Las empresas de periféricos gaming disponen de teclados con la distribución buscada como Steel Series, pero claro, no todo el mundo busca interruptores Black o Red para jugar ni puede pagar el sobrepecio que suponen estos accesorios.
  6. Adaptar un viejo teclado mecánico, lo cual es a veces difícil según el tipo de conector. También hacen un ruido mayor a los actuales interruptores por norma general, por lo que si estás rodeado de más gente puedes molestarlos.
De las citadas alternativas, las mejores son las dos últimas; la quinta si buscas teclado nuevo y la sexta si te gusta reutilizar componentes, con lo cual tanto tu bolsillo como el planeta te lo agradecen. En este caso, tras decantarse por la quinta opción se ha optado por adquirir el teclado Cherry G80-3000 porque encajaba en los requisitos buscados:
  • Teclado que sirva para jugar y escribir.
  • Distribución ISO 105 ES ya que es para utilizar en un equipo compartido y hay usuarios que no saben mecanografiar.
  • Teclado un poco duro al gusto del primer teclado utilizado (el del Pentium MMX).
  • Poco ruidoso.
  • Supérfluo, sin LED ni botones multimedia.
  • Robusto.
  • Interruptores MX originales.
  • Que pueda ser utilizado a través de PS2 para evitar bajadas de rendimiento ni que se limite la pulsación simultánea de 6 teclas a la vez (típico al utilizar únicamente el conector USB).
  • Barato, menos de 60€.
Añadir que el Cherry G80-3000 es el único que cumplía todos los requisitos buscados, y el tipo de interruptor, el Cherry MX Black, es bastante duro, por lo que se obtendrá ese feeling buscado en teclados más antiguos sin obtener un ruido tan elevado.

Características del Cherry G80-3000 keyboard.

  • Teclas individuales con conectores dorados.
  • Distribución de teclado ISO con 105 letras español (entre otras).
  • Disponible tanto con conectores MX Blue como MX Black (según submodelo).
  • Perfecta retroalimentación táctil por clic.
  • Extremadamente larga esperanza de vida útil. Cada tecla soporta más de 50 millones de pulsaciones sin perder progresivamente el tacto ni la respuesta.
  • Compatible con MAC a través de USB.
  • Peso neto: 935 gr. Peso con embalaje: 1150 gr.
  • Rango de temperatura de almacenamiento soportado: de -20ºC hasta 60ºC.
  • Rango de temperatura de funcionamiento soportado: de 0ºC hasta 50ºC.
  • Longitud del cable: 1,75 metros.
  • Consumo de corriente: 15mA.
  • Interfaz USB y PS2 (esta última mediante adaptador).
  • Homologaciones cURus, VDE GS, c-tick, GOST-R, VCCI, CE, FCC y BSMI.
  • Requerimientos: USB/PS2 y tecnología Plug & Play.
  • Dimensiones del producto: 470 x 195 x 44 mm.
  • Dimensiones del paquete: 500 x 255 x 50 mm.
  • Contenido del paquete: Teclado y guía rápida de usuario.
  • Fiabilidad de 80.000 horas de uso / 10 billones de operaciones.
  • Teclas serigrafiadas por láser.
  • Garantía de 2 años.
  • Precio aproximado: 55€.

Prueba del teclado.

Detallar antes de nada que el teclado probado es concretamente el G80-3000PLCES-2. No sólo cambia la distribución del teclado (en este caso se trata de una ISO de 105 teclas en español), sino que, al ser uno de los teclados que más tiempo llevan fabricándose (desde 1988), la versión anterior carece de las teclas en relieve y serigrafiadas por láser así como otros detalles (colores, adaptador, etc…).
Tras recibir el paquete, lo que llama la atención es la sobriedad de la caja, ya que es una caja simple de cartón sin plásticos ni llamativos adornos como otras marcas de teclados (véase, por ejemplo, Logitech).

El embalaje es sencillo pero funcional.

Tras abrir la caja se encuentra el teclado protegido por un envoltorio plástico, el cable recogido, el adaptador de USB hembra a puerto PS2 macho (es de color violeta, identificativo de los teclados ya que el verde es para el ratón) y un papel que es la guía rápida de usuario.

En el interior del embalaje se encuentra lo imprescindible. Ni siquiera CD de drivers  ya que no son necesarios.

Una vez quitado el plástico que lo protege, se aprecia el teclado el cual es simple pero eficaz. La sensación ofrecida es de robustez con cierto toque retro. No es excesivamente ancho ni largo (aunque lo parece) y posee un tamaño normal. Existen usuarios que prefieren los teclados más compactos, incluso sin teclado numérico, pero este es full-size o completo.

El logotipo de Cherry con las cerecitas luce en la esquina superior izquierda del teclado.

En el lado derecho del teclado se aprecia un teclado numérico estándar y tres leds indicadores en la esquina superior. De izquierda a derecha; indicador de actividad del teclado numérico, indicador de bloqueo de mayúsculas activo y, finalmente, un indicador Scroll Block. Nada de teclas multimedia ni de colorines ni de retroiluminación.

El resto del teclado sigue siendo a la antigua usanza tipo IBM con las tres luces en la esquina superior derecha.
Los modelos viejos de la serie G80 se fabricaban en Alemania. Los actuales, pese a mantener toda la esencia de la ingeniería alemana, se fabrican en la República Checa. Aún así los acabados son buenos, aunque en la unidad de prueba se puede apreciar un leve defecto en la letra W en su relieve, algo sin importancia y en lo que hay que fijarse con atención para notarlo. Obviamente este detalle no afecta para nada durante su utilización ni al tacto que ofrece el teclado al pulsar la tecla. 
El modelo carece de reposamuñecas, está ligeramente inclinado por lo que no queda plano en su totalidad ni con las patillas traseras plegadas. El plástico de la carcasa es aceptable pero no tan bueno como en la generación anterior o en teclados de mayor precio como los Das Keyboard. Aún así se ve resistente aunque no sea tan duro como uno de alta gama.

La parte de abajo contiene la etiqueta y las patas retráctiles las cuales son de buena calidad y apoyan bien (son fuertes). Disponen de una terminación en goma para evitar que el teclado se pueda deslizar sobre la superficie de apoyo.
Es el momento de utilizarlo por primera vez. Tras enchufarlo al puerto PS2 para evitar bajada de rendimiento al conectar dispositivos USB, Plug & Play y el teclado funciona a las mil maravillas. El tacto es preciso, ligeramente duro pero no incómodo pese a pasar horas con él. Se ha probado tanto para mecanografíar como para jugar y se nota que es polivalente siempre y cuando te gusten los teclados duros a la antigua usanza. Al aprender a mecanografiar en un teclado más blando, de membrana o tipo chiclé puede que, al coger uno de estos, se cansen las manos o se note torpe. En estos casos lo mejor es hacerse con uno que utilice unos switches más blandos como los red, brown o los blue, siendo estos últimos los más ruidosos. Aún así, perserverando da igual que teclado mecánico se trate; cualquiera de ellos será más preciso y le ayudará a mejorar considerablemente su habilidad a la hora de escribir a máquina.

El adaptador de USB a PS2 es de color violeta, un color clásico que identifica al puerto PS2 hembra de los teclados.

Para asegurarse de que los interruptores son los negros y no los azules, ya que varían según el modelo, se procedió a quitar una tecla para asegurarse et voilà!, el switch MX black a la vista. En caso de estropearse (cosa prácticamente improbable) se pueden adquirir los interruptores necesarios para cambiarlos. Es más, hay mucho programador entusiasta que, tras adquirir distintos tipos de interruptores MX, mezcla de diversos tipos en un mismo teclado: Uno duro para la tecla ESC, unos «clicky» azules para las letras, unos de jugar en las teclas WASD, etc…

El interruptor quedó a la vista tras quitar la tecla Pausa.
Tras recordar la sensación del primer teclado de hace unos cuantos años, el sonido es similar (depende del tipo de switch usado) pero algo menos ruidoso y más seco. Suena a «clac» o a «cloc», no haciendo el sonido «clicky» característico, por lo que el nivel de ruido es un poco mayor a uno de membrana pero sin llegar a ser molesto en el caso de trabajar rodeados de gente. Se ha grabado una muestra de sonido de un teclado de membrana, un Logitech Wave Keyboard para compararlo en caso de duda. El micrófono de la grabadora fue situado por encima del teclado a una distancia aproximada de 15 centímetros procurando ejercer la misma presión al mecanografiar en ambos teclados.

 

En resumen: el Cherry MX G80-3000 es un teclado de la vieja escuela, polivalente y de tacto ligeramente duro. Es resistente, poco ruidoso en comparación con otros teclados mecánicos y excelente en relación calidad/precio. Carece de funcionalidades supérfluas, aporta el carisma del mítico fabricante Cherry Corp, suena bien aunque no es de tipo «clicky» y durará años, siglos, etc… sin perder las cualidades mecánicas ni su tacto característico.

Altamente recomendable como primer teclado mecánico o como gama media. Obviamente los Das Keyboard utilizan materiales y acabados algo superiores, pero también cuestan bastante más (de los 110 € no bajan).

Referencias.


Publicado enAnálisisDesarrollo de softwareHardwareProgramación de alto nivel